Aniversario de nacimiento de Manuel Leiras Pulpeiro

Mondoñedo se llenó de luz el día 25 de octubre de 1854, para recibir a Manuel Leiras Pulpeiro. Andando el tiempo, aquel chiquillo mindoniense dejaría una profunda huella en la vida y en los corazones de los hombres y mujeres de la comarca, haciendo honro a la que mejor lo caracterizaba: “Amó la verdad y practicó el bien”.

Como decía Aquilino Iglesia Alvariño en un discurso de 1949 titulado “A lengua dos poetas do Norte de Lugo”: “En este pórtico de poetas piadosos, Leiras es el relajado y el hueco en la cara, el poeta maldito, buen materialista de su tiempo, de barbas blancas, corazón dolido y amigo de hacer bien”.

“Cantares gallegos” fue el único libro que se editó en vida del poeta que se disfrazaba de médico, y está compuesto por poemas cortos, en estrofas de cuatro versos, escritos a modo popular y costumbrista, que recoge cantigas de fuerte contenido patriótico, sátira anticlerical y en el que canta a Mondoñedo y a sus tierras y a sus hombres y mujeres.

Voume pra a beira do río,
Que consola ouvil-a y-auga,
Porque a y-auga vai dicindo
¡Todo pasa! ¡Todo pasa!”.

Me voy para la orilla del río,
Que consuela oir el agua,
Porque el agua va diciendo
¡Todo pasa! ¡Todo pasa!”.

La canción “Pena da roca” creció en mí juntando estrofas sueltas del libro de Leiras Pulpeiro “Cantares gallegos”, publicado en 1911. La melodía surgió porfiada y baladística, y me dictó los instrumentos que habrían de darle forma a los intermedios musicales. Grandes músicos como Paco Cerdeira en la guitarra, Marta Oro Amón en el violín, Ricardo “Richi” Casás en el saxo tenor y Fernando Román en la gaita embellecieron el tema hasta alturas expresivas de mucha pasión y calidad. Soy un suertudo por tener a mi lado a artistas de tal talla.

  1. PENA DA ROCA Fran Amil 3:38

Embed

Copy and paste this code to your site to embed.

PENA DA ROCA*

Dan cen voltas as formigas
para dar co mel na colmea;
pero dou máis eu buscando
o da boquiña das nenas.

¡Ai, quen me dera no souto
que hai xunto da miña casa!
¡Ai, quen me dera coas nenas
con quenes hai pouco brincaba!

Tal a miña pena era,
e tanto e tanto chorei
que a mesma pena da roca
co pranto meu abrandei.

Quedéime como o ramallo
que deixan soio na fraga;
non teño quen me agarime
do sol do vento e da iauga.

Dan cien vueltas las hormigas
para dar con la miel en la colmena;
pero doy más yo buscando
la de la boquita de las nenas.

¡Ay, quién me diera en el soto
que hay al lado de mi casa!
¡Ay, quién me diera con las nenas
con quienes hace poco jugaba!

Tal mi pena era,
y tanto y tanto lloré
que la misma Pena de la roca
con el llanto mío ablandé.

Me quedé como la rama
que dejan sola en la fraga;
no tengo quien me resguarde
del sol del viento y del agua.

*El título de la canción es un juego de palabras intraducible al castellano. Pena, en gallego, tiene entre sus varios significados el de: Sufrimiento moral producido por un suceso adverso, un desengaño etc; y también el de: hecho que produce ese sentimiento. Pero además puede significar: Piedra de gran tamaño que sobresale en la tierra o en el mar de forma natural, o lo que es lo mismo: una roca. Al hacer la traducción al español, ese doble sentido se pierde.

Una tarde templada de octubre nos acercamos mi hermano Carlos y yo a Mondoñedo, para hacer un pequeño reportaje sobre Leiras Pulpeiro con el que ilustrar este aniversario de nacimiento del poeta y médico. Aquí tenéis algunas fotos en la calle Leiras Pulpeiro de la localidad de Mondoñedo, la casa donde vivió, y la losa de Leiras Pulpeiro, que así se llama el espacio del cementerio civil de la villa donde está enterrado nuestro protagonista. Nos acompañó Jose Luís Fernández Ansedes, imprescindible y auténtico agitador cultural de Mondoñedo y alredores. Estando en Mondoñedo, es imposible no acercase a la catedral, o largar un parrafeo con el legendario Álvaro Cunqueiro, quien nos habló de Merlín y su familia, de Ulises cuando era mozo, del incierto señor Hamlet, del viejo Sinbad, de un hombre que se parecía a Orestes, y de Fanto Fantini della Gherardesca. Como teníamos que visitar la sepultura de Leiras Pulpeiro, quedamos con Cunqueiro en que habríamos de volver otro para seguir con el parrafeo, y prometió contarnos cosas de gente de aquí e de allá.

Para homenajear a Leiras Pulpeiro en esta efemérides, me junté con Richi Casás y Fernando Román. En esta ocasión, nos acercamos a la Casa Lourán, en As Restrebas en el Val de Xestoso (Monfero, A Coruña) donde Anabel González nos recibió con un abrazo y una sonrisa franca. El homenaje a Manuel Leiras Pulpeiro encontró cobijo en el cenador de la Casa Lourán, y abordamos una versión en acústico de “Pena da roca”, tocando yo la guitarra rítmica, Richi el saxo alto, y Fernando la gaita. Disfrutadla.

Para escucharla, pulsar en el título encima de la foto.

Actualmente el ayuntamiento de Mondoñedo instauró un certamen literario, el “Premio de Poesía Manuel Leiras Pulpeiro”, que lleva ya diez ediciones.

En la bitácora de Miro Villar podemos leer Unha lectura da Poesía Galega Completa, de Manuel Leiras Pulpeiro