Lo que de mí dijeron los medios

Libraría Cartabón

“Popsía Vol. I”, grabado a finales de enero y principios de febrero de 2020 en los Estudios Abrigueiro con Arturo Vaquero a los mandos técnicos.

La música y las adaptaciones literarias de los poemas son de Carlos Amil y Fran Amil en ambos campos. A cargo de Carlos va también la producción musical.

Fran Amil se ocupa de la voz, batería, percusiones, programaciones y coros. Un hombre orquesta, un talento desmesurado, un músico agraciado por la melodía contagiosa y tarareable.

Dejamos constancia aquí de un plantel de músicos inigualables, con los que Fran tuvo el honor y el privilegio de armar un disco de escándalo:

Antón Torroncho: Bajo eléctrico.
Paco Cerdeira: Guitarra eléctrica.
Ricardo Casás: Saxo tenor, saxo alto.
Manu Payno: Trompeta (En “Aleluya” y “Rosa das rosas”).
Álex Salgueiro: teclados (En “Aleluya”).
Francisco Rosa: Tres cubano (En “Rosa das rosas”).
Arturo Vaquero: Percusiones (En “Aleluya”).
Ángeles Dorrio y Carmen Rey: coros (En “Aleluya” y “Rosa das rosas”).
Carlos Amil: recitado (En “Aleluya”). El diseño de la portada y contraportada, así como la ilustración, es de Brais Fierro a partir de una idea de Carlos Amil.

Llega «Popsía», el nuevo proyecto musical de Fran Amil. Pop, soul, rock, funk y otros ritmos en mestizaje con las raíces de la lírica gallega. Esto es «Popsía», el nuevo disco con el que Fran Amil quiere acercar los clásicos de la lírica gallega de todos los tiempos a la juventud del siglo XXI. Se vale de un animoso tono de júbilo que sorprende en muchos de los temas, algunos incluso tradicionalmente tan poco ligados al alborozo como «Negra sombra». Mendiño, Rosalía de Castro, Leiras Pulpeiro, Amado Carballo, Avilés de Taramancos, Antón Tovar, Xosé María Díaz Castro, Celso Emilio Ferreiro, Alfonso X El Sabio y Valle-Inclán suenan brillantes y como no lo hicieran hasta ahora. Rimas de siempre a ritmos bailables para llenar la mente de energía positiva. Acompañan a Fran Amil en esta ocasión un grupo de brillantes músicos que sacan lo mejor se sus instrumentos (guitarras, saxo, trompeta, pandereta, gaita, teclados, violín y bajo, entre otros). Carlos Amil se hizo cargo de la producción musical. Fran y Carlos estuvieron estes días en la librería Biblos de Betanzos para compartir con nosotros el itinerario de este proyecto que augura ser de largo recorrido. De ahí que el título del disco lleve emparejado el prometedor desafío de ser el «Volumen I».